El misterio de los calcetines…

Como antropologa no puedo resistirme a abarcar un tema desde sus orígenes, es un defecto que tengo. Así que me tendréis que disculpar si esta parte no despierta vuestra curiosidad.

Por otro lado deciros que en este artículo quiero dar una visión circular sobre este elemento tan curioso y fascinante, tan importante para nuestra salud y bienestar físico como emocional, porque, despierta muchas pasiones y es la puerta a muchos misterios.

Se me ocurre pensando en los misterios, que igual si se tejen los calcetines estos tengan menos tendencia a desaparecer, pero eso ya nos lo diréis vosotras, queridas tejedoras. Porque más allá de que los calcetines se los trague la lavadora, me da que hay duendes que los coleccionan…

Desde aquí podéis ir al artículo de esta foto

Entonces, ¿dónde se originan los calcetines por primera vez? parece ser que los restos más antiguos conservados pertenecen a los egipcios y están hechos en ganchillo. Pero antes de esto, la idea parece surgir en resolver una necesidad básica que como indica el artículo de Curiosfera no fue tejido sino hecho con la técnica de fieltro, que fue la técnica primera de uso textil… en fin, que aunque no queden muchos vestigios o pistas, se sabe que los egipcios ya hacían algo parecido a los calcetines, si bien no se se sabe si conceptualmente lo tenían como calcetines, no obstante en el siglo III, ya se empiezan a usar los calcetines elásticos, que van pasando de la necesidad de hacer menos insufribles las rozaduras a ser una prenda propia de belleza, alargándose hacia el muslo y dando pie a las calzas y más tarde a los calcetines tobilleros, hoy son una parte básica de nuestra indumentaria.

Esto nos lleva a un tema clave y realmente revolucionario, el de usar técnicas que ayuden a crear calcetines bien ajustados, en puntera como en talón, a poder decidir si queremos que tenga una caña más ajustada o no.

Y esto es importantes porque el resultado de tener un calcetín más confortable nos aportará una mayor salud mental (no hay nada peor que no estar cómodo con nuestros calcetines, ya sea porque aprieta poco o porque no nos gusta que se desajusten), pero además el calor, la transpiración y los olores son tres cualidades que debemos tener presente a la hora de elegir el hilo con el que hacer nuestros calcetines. La lana o la seda tienen esas cualidades optimas que nos aportan una respiración optima de la piel, una absorción perfecta del sudor y que mantienen a la temperatura adecuada nuestros pies. Pero además de todo esto nos evita los temidos olores de los pies, ya que la lana tiene un papel antibacteriano que es esencial en este resultado, como bien saben aquellos que practican deportes de alpinismo, donde la lana es un imprescindible.

Dicho todo esto pues volvamos a los misterios tejeriles. ¿Qué técnica es más sencilla? ¿Depende de las agujas? ¿Qué lanas son las mejores para obtener unos calcetines realmente confortables?

Soy perfectamente conscientes que no hay unanimidad en las respuestas y que es todo muy personal. Así que te animo a ser parte de este debate mientras preparo el siguiente capítulo en donde encontrarás las agujas y las lanas que más nos gustan, con diferentes enlaces a tutoriales dependiendo del tipo de agujas utilizadas.

Únete a la conversación

3 comentarios

  1. Mientras quedo a la espera de la siguiente parte, una pequeña corrección: los restos extantes más antiguos de calcetines no son de ganchillo (técnica que en esos momentos tardaría todavía largos siglos en desarrollarse) sino que están hechos con la técnica llamada hoy nålbinding (la ortografía exacta puede variar según la lengua de la que se tome el vocablo, pues en castellano no se conoce lo suficiente como para tener palabra propia), realizada con una aguja de manera muy distinta tanto al ganchillo como al punto a dos agujas. ¡Un saludo!

    1. Me encanta todo lo que me has comentado. Si me das permiso lo publico aquí y corrijo lo que falta. Pensando me doy cuenta que esa información la vi, pero igual como no explicaban nada y no entendía bien si era o no tejido o era de telar, pues lo obvie.. Lo dicho, tus aportaciones me parecen, además de apasionadas, muy acertadas así que en cuanto me des permiso las añado. Un abrazo

      1. Por supuesto que puedes compartir, adelante! El mundo del nålbinding es poco conocido pero a mí me parece emocionante, especialmente por su antigüedad, y cuánta más gente sepa que existe más fácil es que en un futuro no sea el gran desconocido que es hoy. Tienes mucha razón en que al principio lo que se encuentra al respecto es poco claro, o asume que sabes cosas que no se encuentran en ningún lado accesible. Esperemos que eso vaya mejorando con entradas como esta! Un saludo.

Deja un comentario

Responder a Ines Heredia Castro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse sobre el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies