Será cuestión… de agujas

Hoy tengo el día un poco filosófico así que voy a compartir con vosotras una intriga que me asalta a veces.

¿Habéis visto la peli  “Yo robot“? Es una muy conocida, de ciencia ficción-acción en la que sale Will Smith.

El tema es que a lo largo de la película, que va sobre la toma de conciencia propia de un robot, se repite varias veces una cuestión: que los robots, cuando están solos, tienden a juntarse.

Escena de la pelicula i root

 

Así, sin más ni más, ellos se juntan a su manera.

Pensaréis “Ana chifló”.

No, al menos de momento 😉

Veréis, la cosa tiene que ver con el asunto de tejer: empiezas en tu casa a tu manera, quizás contando con las enseñanzas de alguien que te inicie, como una abuela o una madre, pero enseguida buscas alguien más que, como tú, disfrute con tu mismo hobby.

A estas alturas del mundo lo primero es lanzarse a la red y, ahí, te das cuenta de que hay montones de personas que disfrutan tejiendo, ya que no somos bichos raros, ni abuelitas reconvertidas en tejedoras cibernéticas…

El siguiente paso son las quedadas con gente de más o menos cerca y con unos motivos principales: tejer, el tejido y disfrutar tejiendo.

Luego te das cuenta de que en esos grupos hay algo más en común que los simples hilos de las Parcas, que nos juntaron en la vida y que también nosotros, simples humanos, a veces tejemos.

Lo hablábamos en la quedada del otro día, que nos habíamos conocidos muchas por una pelota de lana y resultó que teníamos montones de cosas en común: nos gustaba experimentar haciendo pan casero, coser, la pastelería… básicamente todas esas cosas que requieren del uso de las manos para poder producir algo.

Algo debemos de tener, que como decían en aquella película de los robots, tendemos a agruparnos.

Yo pienso  que es una especie de desencanto por la rapidez del mundo actual en el que están quienes, con un chasquido de dedos, quieren tenerlo todo hecho para deleitarse en el producto final y quienes invierten tiempo en el proceso de realizar las cosas, porque es precisamente ese proceso el que brinda el deleite.

Más claro: están quienes compran un pastel en la pastelería para comérselo o están quienes hacen el pastel en casa porque disfrutan haciéndolo. Te sale más caro en tiempo y costes pero el resultado puede ser insuperable.

En ese grupo de personas que disfrutan del proceso entramos de pleno las tejedoras: lo que tejemos es objeto de nuestra admiración y placer pero no por ser el objeto en sí, si no porque invertimos en hacerlo mucho de nuestro tiempo y el producto final es el objeto que representa ese proceso gustoso de realización.

A lo que iba: algo debemos de tener que nos reconocemos entre nosotras y tendemos a agruparnos, porque, por ejemplo, en una carpa llena de gente, si citas a dos tejedoras que no se conozcan de nada, a sabiendas de que las dos están allí, no hace falta que les enseñes una foto de la otra porque se encuentran, sin más ni más.

Sólo así puede explicarse que en una sala de espera se te siente al lado una persona que no conoces de nada y comencéis a hablar de punto porque ambas tejéis.

Seguro que habéis tenido algún encuentro surreal-tejedor de este tipo, ¿a que sí?

 

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Merchy dice:

    Pues sí, Yo, Robot. 🙂

    Me ha encantado esta entrada, enhorabuena.

    Un abrazo.

  2. virtudes dice:

    ¡Pues no, a mi no me ha pasado! ¡Y mira que soy charlatana, que enseguida cuento que coso, tejo, que bla, bla….! Y todas me dicen como me gustaría, pero nunca me han dicho “me enseñas”, o “yo tambien tejo”. ¡Ah, pero eso si, todas quieren que les haga algo! Y yo, pues termino regalando todo lo que hago, porque esto para mi siempre a sido hobby.

  3. Dolors (bollegijs) dice:

    Me encanta tu entrada!
    tejo, charlo de ello con todo el que quiera oirme (ya he viciado a varias compañeras) y reconozco que soy de esas que disfruta usando las manos. Yo lo llamo creatividad.

  4. Hola, este fin de semana pasado tuve mi primera quedada tejeril, el lunes lo iba comentando con una compañera del trabajo en el coche de vuelta a casa y me comentó que ella también tejía, aunque hacia tiempo que no lo hacía.

    Si que creo en eso de las coincidencias, y también soy muy charlatana 😉

    Saludos.

  5. misp dice:

    Estoy paseándome por el blog y ¡qué razón! Sí que hay un nexo común, con la gente lanera que voy conociendo vamos coincidiendo además en el amor por la lectura, la investigación culinaria-panera (esos panes caseros)-reposteril, la costura (una que va haciendo sus pequeños pinitos)… y otros aspectos que también incluyen maternando… Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse sobre el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies