Saltar al contenido

Natural-mente

Pues aun no me ha dado por ello pero me están animando. A teñir digo, es más tengo algunas cochinillas que me han regalado esperando ser acercadas a alguna lana :-)

Entre las cosas interesante para temas de teñido he encontrado lo siguiente:

sport socke schoppel-wollePor el mismo camino y en especial para gente con alergia a las lanas habituales, he encontrado esta otra:

Admiral bambú plus

Es una mezcla de lana virgen, fibra natural de bambú y mohair, aunque la hay sin mohair.

Son interesantes y llaman a los experimentos caseros :-)

¡Lace! ¡¡LaCE!! ¡¡¡¡LACE!!!!

No sé si es cosa mía pero desde que descubrí los chales tengo una obsesión por las lanas con montones de metros, y buscando buscando, descubrí el “lace”, esa lana tan fina que da tanto juego.

Aunque la verdad, he de confesar, esa obsesión por los montooones de metros a veces me ha jugado malas pasadas, pero de todo se aprende.
Por ejemplo, las primeras experiencias con este tipo de lana fueron del tipo de…

800 metros por madeja… yo creo que con 2 me da para un jersey…

Ay, inocente, lo que aun no sabía es que a lana más fina más puntos son necesarios para “tapar el mismo hueco”, así que aquellas dos madejas, tras decidir que no eran lo que buscaba, fueron recicladas en un chal tiempo después.

La segunda mala pasada por esa obsesión por los metros fue un día que vi en una tienda -online, claro- una madeja de cachemir de un color precioso, así como dorado antiguo. ¡2300 metros decía aquello! Así que de cabeza, apreté el “añadir al carrito”. Era cara pero con tal cantidad de metros… Y así fue cómo descubrí la relación gramos/metros ¡y que aquella supermadeja era similar al hilo de coser!

No pasa nada: gracias a Laurix, en un intercambio del Spanish Swap, que en su paquetito me envió un par de madejas de merino de un color precioso ideal para mezclar con el cashmere. El resultado: una Cumparsita preciosa mezcla de 100% merino e “hilillo” de cachemir.

Chal Cumparsita

Queridos tejedores, así que como podréis adivinar, las primeras lanitas que comenzarán a desfilar por este rincón van a ser la delicia de las adictas al lace, más que nada porque yo también he tenido que sufrir buscándolas fuera .

¿Y cómo fueron vuestros inicios con el lace?

Aventuras de una tejedora compulsiva

Un buen día comienzas a tejer.

Descubres un mundo lleno de posibilidades y que se puede ir más allá del simple punto al revés, punto al derecho: llegas a los chales y te aficionas aun más si cabe.

Ya no puedes dejar de decir eso de:

“una vuelta más y lo dejo”

Un buen día descubres que hay un mundo nuevo e increíble más allá del acrílico pero encontrarlo aquí es bastante difícil. Aun así, continúas deseando conocer esas fibras increíbles sobre las que lees en internet: alcapa, cashmere, 100% merino, seda.. y se te hace la boca agua y las agujas se te mueven solas.

Así que llega un buen día en el que decides eso de…

“si yo no lo encuentro fácilmente, seguro que le pasa a más gente.

¿Por qué no intentarlo?”

Y te lanzas a una nueva aventura de la que -espero pronto- llegarán por aquí nuevas noticias 🙂

¿Y a ti también te cuesta encontrar fibras interesantes para tus proyectos tejeriles?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse sobre el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies