Saltar al contenido

Poncho para dos

Estas semanas de atrás he tejido un poncho un poco distinto para una amiga y su peque.

La idea era poder abrigar a madre e hija mientras se la lleva en una mochila, un mei tai o lo que se use para transportar al peque, y que sirviera tanto para poder llevarlo a la espalda como en el pecho.

De esa idea salió este patrón que aquí os dejo por si os apetece, aunque si no os animáis a tejerlo y lo queréis hecho, sólo tenéis que enviarnos un correo y lo hablamos 🙂

Es mi primera transcripción de patrón y está sin «testear» pero lo fui escribiendo según tejía, así que no puede ir muy descaminado 😉

 

Feli-cidad

Este patrón es para un contorno de hombros de 90 cm aproximadamente. Para una medida mayor, simplemente se aumentarían los puntos y se alargaría al gusto el largo del mismo, aunque no es demasiado práctico alargarlo más allá de las manos con los brazos hacia abajo, por cuestiones de movilidad.

Materiales

4 madejas de 100 gramos de lana tipo worsted (la de la imagen es  Ispe Filati en gris marengo, 80% lana, 20 % acrílico, 100 gramos, 160 metros).

Agujas circulares del 6 y del 5, con dos cables, uno largo (120cm)  y otro corto (40cm).

Aguja de lana.

Hebra desechable o apartapuntos.

Marcapuntos.

Abreviaturas

p: punto

pd: punto al derechas

pr: punto al revés

ppat: puntos en patrón

inc1: aumentar 1 punto

h: echar la hebra sobre la aguja derecha.

2pdj: tejer dos puntos juntos como uno al derechas.

1a3p: de un punto sacar 3 (tejer 1pd, sin soltar el punto, pasar la hebra por encima de la aguja derecha, volver a tejer 1pd sobre el mismo punto, deslizarlo a la aguja derecha). Se tejeran los 3 puntos al derechas en la siguiente vuelta y se habrá incrementado 2 puntos.

Instrucciones

El poncho se realiza desde el cuello hasta abajo, trabajándose los hombros como si de un jersey ranglán normal se tratase.

Se puede montar el cuello en provisional con una hebra desechable en otro color  o montarlo directamente para seguir tejiendo. La diferencia es que es un poco más complicado hacerlo con hebra provisional porque luego hay que coserlo, pero de esta manera se consigue que quede más elástico.

Si se opta por el montaje provisional de los puntos, deberemos proceder a hacer dos vueltas tejiendo un  1 punto al revés y 1 al derecho de continuo. Luego, se sigue de manera normal y al finalizar el proyecto se coserá. Este vídeo puede servir de ayuda, teniendo en cuenta que los puntos al derechas y al revés alternos quedarán como si los tuviéramos en esas dos agujas del vídeo: uno hacia adelante y otro hacia atrás.

Montamos 60 puntos y los unimos para trabajar en redondo teniendo cuidado de no retorcer los puntos y colocando un marcador para no perder el inicio de las vueltas

Tejemos 10 vueltas de la siguiente manera: 2 pd, 2 pr.

En la siguiente vuelta se colocan marcadores para trabajar los aumentos del ranglán de esta manera: el inicio del marcador será la primera marca, pasados 6 puntos colocamos otro, pasados 30 otro, pasados 6 otro marcador más. En total: 4.

Los grupos de 6 puntos son el arranque de los hombros y los 24 entre ellos son el pecho y la espalda.

Las vueltas de aumento sencillas de puntos se realizan de la siguiente manera:

– 1pd, inc1, 5pd, inc1, 6pd, 12ppat, 6pd, 1pd, inc1, 5pd, inc1, 24pd.

– pd todos.

Esto añadirá 4 puntos más en cada vuelta y se habrán de repetir las dos vueltas 16 veces (total 124 puntos).

Lo siguiente será abrir el cuello del peque y se hace dentro de otra vuelta de aumento de la siguiente manera:

– 1pd, inc1, 5pd, inc1, 6pd, 12ppat, 6pd, 1pd, inc1, 5pd, inc1, 5pd, apartar 16 puntos, montar 16 puntos nuevos, 5pd.

– pd todos. Total 124 puntos en las agujas, 16 reservados.

Así conseguimos tener un hueco para el cuello y poder seguir trabajando en redondo el cuerpo del poncho.

Ahora habrá que realizar cuatro vueltas de aumento más tal y como las hicimos antes pero habremos de aumentar también la zona del peque.

Esto se hace de la siguiente manera:

– 1pd, inc1, 5pd, inc1, 6pd, 12ppat,6pd, 1pd, inc1, 5pd, inc1, 5pd, 1a3p, 2pd, 1a3p, 2pd, 1a3p, 2pd, 1a3p, 2pd, 1a3p, 2pd, 1a3p, 5pd.

– pd todos. Total: 140 puntos.

– 1pd, inc1, 5pd, inc1, 6pd, 12ppat, 6pd, 1pd, inc1, 5pd, inc1, 6pd, 1a3p, 4pd, 1a3p, 4pd, 1a3p, 4pd, 1a3p, 4pd, 1a3p, 4pd, 1a3p, 6pd.

– pd todos. Total:  156  puntos.

– 1pd, inc1, 5pd, inc1, 6pd, 12ppat, 6pd, 1pd, inc1, 5pd, inc1, 7pd, 1a3p, 6pd, 1a3p, 6pd, 1a3p, 6pd, 1a3p, 6pd, 1a3p, 6pd, 1a3p, 7pd.

-pd todos. Total:  172 puntos.

Realizamos 3 vueltas de incremento sencillas más tejiendo como pd todos los que están entre los marcapuntos donde hemos incrementado el hueco para el bebé. Ojo, después de cada vuelta de incremento, va un de todos los puntos al derecho.

Total de puntos: 184 puntos.

A continuación, simplemente tejeremos todos los puntos al derecho, salgo el patrón central si lo incluimos, hasta la longitud que consideremos apropiada.

El remate inferior está realizado de la siguiente manera:

– * 1pd, 1pr* . Repetir de * a * hasta el final.

– * 1pr, 1pd*. Repetir de * a * hasta el final.

Repetir las dos vueltas anteriores 3 veces.

– * 2pdj, h, 2pdj, h *. Repetir hasta el final.

– pd todos.

Cerrar todos los puntos flojamente para que no se cierre el bajo.

El cierre se realiza de la siguiente manera: tejemos dos pd y pasaos el primero sobre el segundo. Volvemos a tejer 1pd y pasamos el anterior sobre el que acabamos de tejer. Así hasta el final.

El patrón central

En este caso se ha tejido un patrón central que no deja de ser una simple coleta o cable con un nup a cada lado.

Se puede prescindir de este motivo, tejiendo esos 12 puntos como 12 puntos al derechas.

La coleta se desarrolla en los 8 puntos reservados en la zona opuesta al agujero del cuello pequeño y, al gusto, se puede incluir en esta zona el motivo que se quiera.

Por el momento no voy a poner el patrón que yo seguí para esa coleta central, pero espero poder transcribirlo en breves.

 

El cuello pequeño

Una vez cerrado el cuerpo del poncho, en unas agujas circulares con un cable más pequeño recogemos los 16 puntos que teníamos reservados para el agujero del cuello pequeño. Con las mismas agujas recogemos 16 puntos más en los 16 puntos que aumentamos en el cuerpo del poncho.

Esos 32 puntos serán tejidos en redondo de la siguiente manera:

– * 2p, 2pr*. Repetir de * a * hasta el final.

Repetir esa vuelta 8 veces.

– * 1pd, 1 pr *. Repetir de * a * hasta el final.

– * 1pr, 1pd*. Repetir de * a * hasta el final.

Cerramos esos 32 puntos cosiéndolos. El mismo vídeo de arriba nos sirve de ayuda para realizar ese proceso.

 

Fiore di Mare

Patrón sencillo y precioso de shoulderette llamado Fiore di Mare, de Tiziana Sammuri realizado con unas de nuestras madejas, la Admiral Bambú, teñida a mano en rojo oscuro por Greta & The Fibers.

Al comenzar a tejer, el tacto de la madeja puede resultar extraño pero una vez avanzamos, cambia.  Además el color entra de manera distinta en la lana y en la fibra de bambú así que queda como jaspeada. ¡Me encanta!

fiore di mare

Cuando se termina, da la sensación de ser pequeñito pero una vez bloqueado, se abre la flor y se descubre toda su belleza.

Es recomendable para quien empieza con el lace porque al margen del motivo floral y las vueltas cortas -que una vez puestas en práctica pierden su dificultad-, el borde es muy sencillo.

En Ravelry lo podéis encontrar aquí.

Platillos volantes: instrucciones de uso para un mejor efecto del color

¡Ya están aquí!

Platillos voladores de Schoppel Wolle

Acaban de llegar los Fliegende Untertasse y son una auténtica maravilla, lo que se me había olvidado contar sobre ellos es que vienen preparados para tejer dos piezas iguales en lo que a reparto cromático se refiere. Y vienen tan preparados que el fabricante nos envía las instrucciones en alemán e inglés que aquí os dejo traducidas.

Las abreviaturas son las normales de cualquier patrón inglés -ya hablaremos de ellos- y alguna más por cuestiones de abreviación:

– WS: parte posterior del tejido.

– RS : parte delantera del tejido.

– pd: punto al derecho

– pr: punto al revés

Tallas: 38/39 (40/42)

Para un satisfactorio efecto cromático recomendamos proceder de la siguiente manera tejiendo una muestra tal que:

Montar 60 puntos.

Tejer cuatro vueltas.

Deshacer la última vuelta y medir la cantidad de lana necesaria para tejer esta vuelta.

Si la longitud de la lana necesitada para tejer una vuelta está entre:

– 70-75 cm: seguir las instrucciones para el Grupo 1.

– 76-82 cm: seguir las instrucciones para el Grupo 2.

– 83-89 cm: seguir las instrucciones para el Grupo3.

Si la longitud de la lana necesaria para esa última vuelta es menor de 70 cm hay que probar con unas agujas de mayor tamaño y recalcular otra vez. Si es mayor de 89 cm hay que probar con unas agujas menores hasta que se ajuste a uno de los tres grupos.

Instrucciones de desenrollado:

Para todos los grupos:

Insertar una aguja a través del centro de la rueda plástica como si fuera un eje, usando algo para suspender la aguja, por ejemplo la manilla de una ventana. Desenroscar la lana entre 2 y 3 metros y ovillar dos bolas con los cabos separados.

Aquí hay un vídeo por si acaso la cosa se lía 😉

Para el Grupo 1: enroscar cada bola hasta el principio original del Fliegende Untertasche, , después apartar los 30 primeros metros antes de montar los puntos (esa lana no se usará para hacer los calcetos).

Para el Grupo 2: enroscar cada bola hasta el principio  original.

Para el Grupo 3: enroscar cada bola hasta el principio original, después justa tras tejer el talón, cortar la lana, reovillar el sobrante de lana y volver a unir con la lana que estábamos tejiendo para trabajar así hasta el final.

Cómo tejer unos calcetines

Usando unas agujas de 3mm montamos 60 puntos (el mejor efecto de color se consigue montando entre 60 y 64 puntos).

Dividimos los puntos montados entre 4 agujas de doble punta tal que queden: 15-15-15-15 (16-16-16-16) puntos en cada agujas.

Juntamos las agujas 1 y 4 para comenzar a tejer en redondo marcando este punto como el fin y comienzo de cada vuelta. ¡Cuidado: no enroscar la vuelta!

Vuelta 1: *1pd, 1pr, repetir desde * hasta el final.

Esta vuelta forma el elástico superior. Tras unas 12-14 vueltas pasaremos a tejer al derecho todos los puntos hasta que la pieza mida 20 cm.

Vueltas cortas del talón

Las vueltas cortas del talón se trabajan en vueltas punto a punto sobre las agujas 4 y 1. Dividimos los 30 puntos del talón en 3 partes de 10 puntos cada una y tejemos las vueltas cortas con puntos «encapsulados» de la siguiente manera:

– vuelta 1 (RS): tejer al derecho todos los puntos en las agujas 4 y 1 hasta el último punto, después con la lana en la parte posterior, deslizamos un punto de nuevo hacia la aguja izquierda, creando así el punto «encapsulado». Giramos la labor.

-Vuelta 2 (WS): tejer todos al revés hasta el último punto, después, con la lana en la parte frontal, deslizamos el último punto y pasamos la lana a la parte posterior volviendo a pasar de nuevo el punto a la aguja izquierda. Giramos la labor.

– Vuelta 3 (RS): tejer al derecho hasta 1 punto antes del último punto encapsulado, después realizamos la misma labor que en la vuelta 1 para encapsular un punto mas. Giramos la labor.

– Vuelta 4 (WS): tejer al revés hasta un punto antes del último punto encapsulado y repetir la maniobra de la vuelta 2 para encapsular otro punto. Giramos.

Repetimos hasta que tengamos 10 puntos encapsulados a cada lado y 10 puntos en el centro.

Siguiente vuelta: tejemos hasta el final, trabajamos el punto encapsulado. Giramos.

Siguiente vuelta: tejemos punto al revés hasta el primer punto encapsulado inclido. Giramos.

Trabajamos de la misma manera las vueltas cortas esta vez desde dentro del talón hacia afuera:

– Vuelta 1 (RS): Tejer 20 al derecho, encapsular 1 punto. Girar.

– Vuelta 2 (WS)): tejer al revés 10 puntos, encapsular el siguiente punto, girar.

– Vuelta 3: tejer al derecho hasta el punto encapsulado, encapsular el siguiente y girar.

– Vuelta4: tejer al revés hasta el punto encapsulado, encapsular el siguiente. Girar.

Repetimos las vueltas 3  y 4 hasta que todos los puntos del talón hayan sido trabajados.

En la última vuelta al derecho, unimos de nuevo a los otros puntos y comenzamos a trabajar el pie.

Pie

Tejer al derecho todos los puntos hasta alcanzas la longitud del pie adecuada -20cm- desde el centro del talón.

Dedos

Siguiente vuelta (disminución): en la primera aguja, tejemos al derecho hasta los 3 últimos puntos, tejemos dos juntos, tejemos 1. En la segunda aguja, tejemos 1, pasamos un punto sin tejer, tejemos uno y pasamos el que dejamos sin tejer sobre el que acabamos de tejer, tejemos el resto hasta el final. En la tercera aguja: tejemos hasta los últimos 3 puntos, tejemos dos juntos, tejemos 1. En la cuarta aguja: tejemos 1, pasamos un punto sin tejer, tejemos uno y pasamos el que dejamos sin tejer sobre el que acabamos de tejer, tejemos el resto hasta el final.

Nos quedan 56 puntos: 14-14-14-14 puntos en cada aguja.

Tejemos 3 vueltas más normales.

Siguiente vuelta (disminución): en la primera aguja, tejemos al derecho hasta los 3 últimos puntos, tejemos dos juntos, tejemos 1. En la segunda aguja, tejemos 1, pasamos un punto sin tejer, tejemos uno y pasamos el que dejamos sin tejer sobre el que acabamos de tejer, tejemos el resto hasta el final. En la tercera aguja: tejemos hasta los últimos 3 puntos, tejemos dos juntos, tejemos 1. En la cuarta aguja: tejemos 1, pasamos un punto sin tejer, tejemos uno y pasamos el que dejamos sin tejer sobre el que acabamos de tejer, tejemos el resto hasta el final.

Nos quedan 52 puntos: 13-13-13-13 en cada aguja.

Trabajamos 2 vueltas más normales.

Repetimos las 3 últimas vueltas una vez más, quedándonos 48 puntos: 12-12-12-12 en cada aguja.

Siguiente vuelta: Trabajar vuelta de disminución de nuevo. en la primera aguja, tejemos al derecho hasta los 3 últimos puntos, tejemos dos juntos, tejemos 1. En la segunda aguja, tejemos 1, pasamos un punto sin tejer, tejemos uno y pasamos el que dejamos sin tejer sobre el que acabamos de tejer, tejemos el resto hasta el final. En la tercera aguja: tejemos hasta los últimos 3 puntos, tejemos dos juntos, tejemos 1. En la cuarta aguja: tejemos 1, pasamos un punto sin tejer, tejemos uno y pasamos el que dejamos sin tejer sobre el que acabamos de tejer, tejemos el resto hasta el final.

Quedan 44 puntos, 11-11-11-11 en cada aguja.

Tejemos una vuelta normal más.

Repetimos las dos últimas vueltas dos veces más y  nos quedan 36 puntos: 9-9-9-9 en cada aguja.

Repetimos otra vuelta de disminución en  todas las vueltas siguientes hasta que nos queden sólo 8 puntos: 2-2-2-2 en cada aguja.

Cortamos la lana y cosemos los puntos remanentes fuertemente.

Fliegende Untertasse de Schoppel Wolle

Lógicamente tooodas estas vueltas hay que repetirlas dos veces, una con cada bolita y para hacer cada uno de los calcetos.

¡Que no se asuste nadie! No es tan complicado, sólo hay que tener en cuenta que es bueno leerse todas las instrucciones antes de empezar y acordarnos de que tejemos para disfrutar, no para tirarnos de los pelos de desesperación 🙂

Para tejedoras avanzadas: no hace falta deciros nada 😉

Historia de unas agujas

Las primeras agujas que llevaron a mis manos fueron prestadas: era mi abuela quien se dedicaba a hacer calcetines para toda la familia y fue ella quien me inició en esto del mundo lanero. Eran estas:

Agujas de tejer de mi abuela

Raro para calcetines ¿no? Hoy, con la pila de información que tenemos, tutoriales para lo que queramos a golpe de ratón, lo primero que nos pasa por la cabeza cuando hablamos de tejer unos calcetines son las agujas de doble punta, pero es que los calcetines de mi abuela era un poco especiales: eran todos de rallas, los tejía como si de una manga se tratase y llevaban una horrenda costura en la planta del pie. Eso sí, unos calcetines hechos con más amor, no se encontrarían nunca. Aun conservo un par.

Con los años, y las cataratas, lo de tejer se le acabó a la pobre mujer y como nadie quería las agujas… se vinieron conmigo. Una de ellas está totalmente torcida de apretar para que no se le escapara pero siguen cumpliendo su objetivo.

Poco a poco se van necesitando más y «¡oh! ¿Cómo que no hay?» y se buscan soluciones del tipo de…

Agujas de tejer con tope casero

… ir a los chinos, comprar lo que se encuentre y  «apañarlo». En este caso tenían agujas medianamente finas pero eran de doble punta, con lo cual, necesitaban un tope, y se lo puse.

Rudimentario pero eficiente.

Luego llegó Hito, el terror de las agujas rectas, y hubo que buscar una alternativa. ¿Tenéis gatos? Pues lo de tejer con un gato al lado con agujas rectas es complicado. Digamos que ellos ven una cosa de color que sube  y baja, tentándolos a jugar y que es ideal para que quede enganchada en su uñas, es el tope de la aguja. Después de que me sacase los puntos un montón de veces, descubrí las agujas circulares, las Synfonie de madera, y el perder los puntos por causa gatuna, se acabó 🙂

Agujas de tejer circulares de madera

Estas, las circulares son especialmente útiles y una vez que te acostumbras, a ver quién vuelve a las rectas…

Lo de los calcetines con costura fue durante mucho tiempo algo así como un totem a adorar y nunca se me había pasado por la cabeza hacer un calcetín «en redondo» hasta que un buen día Pilar me tentó con sus intercambios de Swapetines en los que no podía participar ¡¡¡porque no sabía tejer calcetines!!!

Hubo que aprender  y, claro, llegaron las agujas de doble punta, primero de metal, luego de madera.

Lana malabrigo y agujas de bambú de doble punta

¿Cual fue el motivo del cambio? Cuando se gastan, las de metal digo, al rozar entre sí y con la lana producen una sensación brrr, no sé cómo definirla, de esas que te hacen chirriar los dientes, así que decidí probar con la madera y ahora no la cambio por nada: ¡¡¡¡la mezcla de sensaciones de tejer con agujas de madera y materiales naturales es increíble!!!!

Puede sonar muy friki pero cuando de disfrutar tejiendo se trata, es lo mejor.

Luego, cuando llevas tiempo tejiendo, la gente que tejió comienza a dejarte pequeñas herencias de esas que durante tanto tiempo se denostaron y nadie quería con las que pasaron tanto tiempo entre las manos y que tan útiles les resultaron, cosas la mar de curiosas, y útiles, como esto:

Instrumento alámbrico y estuche de agujas

El «instrumento alámbrico» es para mantener puntos a parte. Fue «fabricado» por un abuelo para su mujer, que tejía calcetines y ella me lo dio un buen día.

EL objeto oblongo es un estuche para agujas del que siempre oí que estaba hecho con una bellota, aunque parece más bien de hueso. Era de mi madre, quien tejió hasta que las cervicales la dejaron apartada de estas labores y me cedió sus bártulos.

Quién sabe donde acabarán mis herramientas, pero lo que sí se sabrá es que tendrán una larga historia detrás 🙂

Y las vuestras, ¿qué historia tienen?

«San Ravelry»

Si hubiera un santo de las tejedoras, su nombre sería San Ravelry sin lugar a dudas.

Me explico para quien no lo conozca: existe una comunidad a nivel mundial en Internet llamada Ravelry que recientemente alcanzó el millón de usuarios tejedores agrupados.

Es necesario inscribirse y saber un poquito de inglés para poder acceder a este lujazo de foro-base de datos-tienda de patrones-recursos… no sabría cómo definirlo pero sí que puedo daros una idea de las cosas que este portal ofrece.

A groso modo, este sitio tiene una base de datos amplísima sobre proyectos tejidos y crocheteados, ya sean chaquetas, calcetines, bufandas, mitones, chales o lo que se nos pase por la cabeza. De cada proyecto se nos muestran imágenes -si diseñador o usuario las ha añadido-, datos del tipo de sugerencias de lana para realizarlo, metros de lana que requiere, en qué lugares aparece publicado dicho patrón y, lo que yo considero más útil, si hay erratas en dichas publicaciones.

¿Por qué es esto tan importante? Porque muchas veces compras libro o un patrón donde te viene todo explicado punto a punto, y de repente te encuentras conque no te cuadran las explicaciones. Gracias a las indicaciones de Ravelry es posible no sólo acceder a correcciones si no también ponerse en contacto directo con quien diseño ese patrón o consultar dudas similares o experiencias de otras personas que lo llevaron a  la práctica antes que tú.

Al margen de los patrones, Ravelry ofrece la posibilidad de acceder a otra base de datos también con fotos y opiniones de los usuarios sobre lanas. en esta sección titulada «yarns» podemos ver cosas como qué hizo otra gente con esa madeja que tenemos en el alijo con la que no sabemos qué hacer, ver imágenes y experiencias de lanas concretas que estamos valorando si comprar o no, porque claro, lo de comprar lanas por internet es en ocasiones una experiencia a medias de disfrutar de comprar lana: te pierdes la parte de ver las madejas apiladas, de tocar la lana y disfrutar con su tacto y de ver sus colores a las diferentes luces en la realidad. Algunas de estas cuestiones pueden ser subsanadas en este apartado de Ravelry.

El aspecto más importante de este portal es la comunidad que aglutina y los grupos y pequeños foros que se generan, que no tienen por qué ser exclusivamente de asuntos laneros.

Entre mis grupos favoritos están los siguientes:

Shawl Lovers, para amantes de los chales.

Spanish Swap, donde se realizan intercambios laneros y tejeriles.

Asturias Knits, aglutinante de las tejedoras asturianas.

White Cat Club, porque yo también disfruto y sufro de un gato blanco x-)

Lógicamente, en cada no de estos grupos hay varios foros donde se tratan todo tipo de temas ligados al nombre del grupo.

Y como no podía ser menos, está la parte destinada al usuario, donde cada uno puede ir apuntando los proyectos que realiza, cómo los lleva, con qué lana los está haciendo, cuáles les gustaría realizar… Vamos, un lujo organizativos para no perder detalle ni de lo que te gustaría hacer ni de la lana que tienes en casa, que a veces, por lo menos en mi caso, no sé ni lo que tengo x-DDD

Posee un servicio de correo interno para usuarios y mil y una cosas más que estaría horas contándoos, así que os toca descubrir.

Nos vemos en Ravelry 😉

Platillos volantes

Esto sí que es una cosa rara pero parece ser que a la gente le encanta y no se consigue demasiado bien en este país. Los Fliegende Untertasse de Schoppel-Wolle, o platillos volantes en idioma pronunciable, será una lana nueva de la que dispondremos en una semana especialmente indicada para hacer calcetines, con un teñido un tanto distinto que dará como resultado la vuelta de la psicodelia… ¡¡en los pies!!

Platillo volante
"Platillo volante para calcetines"

Se presentan en ovillos-platillos de 100 gramos/ 420 metros para agujas del 2-3, compuestos a un 75% lana virgen 25% acrílico y son lavables en lavadora a 40º.

No los he probado nunca pero me da que quedarán muy bien como unos tabis de los que Lolita nos  enseña a hacer y que tanta gana tengo de tejer 🙂

A cada lana, su tipo de patrón

Está claro que siempre nos guiamos por los gustos personales  sin pensar en cómo quedará una vez montado en las agujas pero nos podemos llevar sorpresas, unas veces agradables y otras no tanto.

Pero, como se suele decir, no hay cosa de la que no se aprenda. Por ejemplo, que con una lana de colores lisos se ven mucho mejor los diseños en el tejido que con una lana de fantasía, o lo que es lo mismo, de múltiples colores, ya que esos cambios de color tienden a ocultar el trabajo que tanto nos costó tejer.

Un ejemplo

Uno de mis chales favoritos es el Laminaria de Elizabeth Freeman, un patrón gratuito espectacular de esos que gusta repetir, tanto es así que ya hice 3…

El primero fue realizado en Lace de Handpainted Yarn en tonos verdes y amarillos y el resultado, como podréis ver en la siguiente imagen, fue un trabajo precioso y tremendo totalmente arruinado por una mala elección de colores en la lana.

Apenas se aprecian los motivos por los cambios de color. Un desastre…

El segundo y tercero fueron realizados en Katia Panamá, algodón perfecto para cualquier estación y con una caída curiosa. Al ser colores lisos, el resultado fue el siguiente:

Se aprecian los diseños perfectamente y luce mucho más el trabajo.

Sin embargo, la misma lana cuyo resultado tan poco me gustó en el Laminaria, fue perfecta para el Cold Mountain de Kieran Folei, quizás por la menor complicación de sus dibujos.

http://www.asturlinux.org/galeria/d/160940-2/IMG_3576.JPG

Dos cosas sí que están claras:  no hay como experimentar para acabar dándose cuenta de qué lana va con cada patrón, y por supuesto, los gustos siempre son libres 😉

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse sobre el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies